09 Jun

Siete remedios para el estreñimiento

Frutas variadas

Siete remedios para el estreñimiento

Igual de importante como lo es ingerir alimentos, lo es eliminar los desechos resultantes de los mismos. Sobre todo, resulta crucial que la eliminación se realice a tiempo y también que la cantidad sea la adecuada. De lo contrario, padeceremos de estreñimiento.

Si las heces fecales permanecen más de lo debido en el intestino, las toxinas presentes en las mismas pasarán a través de las paredes del intestino a la sangre y, de hacerse común o cotidiana esta situación, podría convertirse en el foco de diversas enfermedades.

Así, es importante que nos preocupemos por mantener movimientos de colon regulares. Por lo general, se recomienda que los alimentos ingeridos se expulsen a más tardar cuando transcurran aproximadamente 24 horas. Es decir, el desayuno que ingerimos el día anterior debe ser expulsado más o menos después de ingerir el desayuno del día siguiente. Esto, considerando que tenemos horarios regulares para  consumir los alimentos. Así, deberemos tener tantos movimientos intestinales como comidas ingiramos.

A continuación algunos remedios que nos pueden ayudar a combatir el estreñimiento:

  1. Tomar suficiente agua. Debemos tomar de seis a ocho vasos de 8 oz de agua diarios, ya que esto contribuirá a que el tránsito intestinal ocurra de manera eficiente. Recomendamos es no ingerir agua o líquido mientras estemos consumiendo los alimentos sólidos. El tomar líquido con la comidas provoca que se diluyan los jugos gástricos y pierdan su facultad de degradación de los alimentos. Esto provocará un retraso en la digestión y la hará menos eficiente. De ahí que sea recomendable ingerir los líquidos, 30 minutos antes y dos horas después de haber ingerido alimentos sólidos.
  2. Aumentar el consumo de alimentos con fibra. Se recomienda ingerir de 25 a 35 gramos de fibra a partir de los alimentos. Estas las podemos encontrar en abundancia en las frutas, los vegetales y los cereales integrales. Frutas tales como las ciruelas, el níspero, las peras, la lechosa o papaya, la piña, entre muchas otras, son de gran utilidad para evitar el estreñimiento. Lo ideal es consumirlas en abundancia a la hora del desayuno, antes que cualquier otro alimento sólido. Por otro lado, los vegetales o verduras es recomendable que se consuman a la hora del almuerzo y, en la medida de lo posible, deben consumirse crudos. Una copiosa ensalada a base de verduras crudas con tu aderezo natural favorito, es la mejor forma de iniciar el almuerzo.
  3. Hacer ejercicios todos los días. El ejercicio contribuye con la contracción natural de los músculos intestinales, y, de manera particular, los aeróbicos son muy útiles para combatir el estreñimiento. Algunos ejemplos de ejercicios aeróbicos son la caminata, el jogging, la natación y el ciclismo, entre muchos otros. Saltar en un trampolín (de los cuales existen modelos portátiles a un precio módico) es también un buen ejercicio aeróbico que contribuye a eliminar el estreñimiento.
  4. Masticar bien los alimentos. La digestión comienza en la boca y, lamentablemente, el estómago no tiene dientes. Debido a esto, una masticación adecuada es un elemento esencial para que ocurra una buena digestión y, en consecuencia, una eliminación correcta. Esta medida de fácil implementación es un hábito que podemos adoptar desde ya, tan solo tenemos que tomar conciencia a la hora de masticar, entre tanto se convierte en un hábito.
  5. Suspender el uso de laxantes. En muchos casos de estreñimiento crónico, las personas suelen recurrir al uso de laxantes. Sean fármacos o tisanas, no se recomienda el empleo habitual de laxantes, ya que el intestino puede tornarse “vago” y acostumbrarse a que los laxantes hagan el trabajo que le corresponde..
  6. Establecer horarios fijos para ingerir los alimentos. Es conveniente que se definan horas fijas para la realización de las dos o tres comidas diarias que se realicen. Es importante no variar estos horarios y tratar de que cada comida se haga siempre a la misma hora.
  7. Comer sin preocupaciones. Al momento de ingerir alimentos debemos dejar a un lado los problemas y preocupaciones que son propios de la existencia de cada ser humano. El tiempo de ingerir los alimentos debe ser sagrado y lleno de sosiego. Si algo nos perturba, es mejor posponer la ingestión del alimento hasta que nos sintamos mejor. Comer de manera calmada contribuye a que tengamos una buena digestión, nos da la oportunidad de masticar mejor, impide que se paralice la digestión, y, como resultado, nos permite tener una mejor eliminación.

Fuentes:

http://www.webmd.com/digestive-disorders/exercise-curing-constipation-via-movement

Harvey Diamond, Marilyn Diamond. (1986). La antidieta. España: Ediciones Urano.

Michael Murray, N.D. y Joseph Pizzorno, N.D.. (1998). Enciclopedia of Natural Medicine. Estados Unidos: Prime Health.

Manuel Lazaeta Acharán. (1989). Medicina natural al alcance de todos. México: Pax.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *